Menú

Vermú, el aperitivo de todo el año

Vermú, el aperitivo de todo el año

El vermú o vermut (del francés vermout o vermouth y éstos del alemán wermut, ajenjo o absenta) es un vino macerado con hierbas que se suele servir durante los aperitivos, compuesto de vino blanco, ajenjo, y otras sustancias amargas. Estos vinos son típicamente europeos, con un aroma característico que les da una elegancia particular para un cóctel o aperitivo. Generalmente, se pueden encontrar dos tipos: rojo y blanco.

El vermú rojo (italiano) es dulce, en tanto que el blanco (francés) es seco, con mayor grado alcohólico.

Este popular vino macerado con hierbas ha vuelto con fuerza para quedarse por las terrazas y chiringuitos y en las cafeterías de las ciudades españolas. Se sirve principalmente con hielo y acompañado con una rodaja de naranja y aceitunas. También es un acompañante ideal para unas papas fritas, embutidos o mariscos. No hay nada mejor para abrir el apetito en un día de playa. La tradición es la tradición.

Sus orígenes

Cuenta la leyenda que estas bebidas fueron inventadas por Hipócrates, célebre médico y filósofo de la antigüedad, nacido en el año 460 a. C. en Grecia. Puso a macerar en vino flores de ajenjo y hojas de díctamo y obtuvo lo que en la Edad Media fue llamado “vino hipocrático” o, sencillamente, “vino de hierbas”.

A partir de fines del siglo XVIII, con la llegada de nueva tecnología, el vino aromatizado entró en una nueva dimensión de productividad, en la que destacó la experiencia de los pioneros piamonteses, pero fue en 1838 cuando, por mérito de los hermanos Luigi y Giuseppe Cora, la preparación del vermú adquirió un carácter industrial.

Con el paso del tiempo, la palabra ha adquirido también un sentido genérico para definir el aperitivo –cualquier bebida con unas tapas– previo a la comida. De aquí proviene la expresión “¿quedamos para tomar el vermú?”

Composición

El vermú rojo está compuesto por más de 40 extractos de hierbas, raíces, flores, especias y frutas. Todas estas esencias se mezclan con un poco de alcohol en el tamburo, un recipiente que da dos vueltas al día durante dos semanas. Tras este proceso se añade el vino y el azúcar y se deja reposar. La composición más común incluye:

Clavo de Madagascar, pensamientos, frambuesa, dictamo de Creta, ajenjo, limón, raíz de lirio, árbol cascarillo y canela de Ceilán.

El vermú en España

La marca Yzaguirre fue una de las primeras en 1884 en comercializar la popular bebida en España, a partir de las uvas xarel·lo y parellada, desde su sede de elaboración en Reus. Los vinos eran más aromáticos y su característica principal era su ligero amargor. La moda pronto se extendió a Rioja (Martínez Lacuesta) y a Jerez (Quina Valdespino).

La preparación

Ingredientes:

– Vermú rojo o blanco

– Hielo

– Piel de naranja o aceitunas y limón

Elaboración:

Servir siempre en vaso corto y bien frío con hielo, acompañándolo con la piel de naranja (rojo dulce) o la aceituna y el limón (blanco seco). Se podrá rebajar la graduación alcohólica, que oscila entre los 13º y los 18º, con sifón o soda.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cinco =

Suscríbete