Menú

El pulpo, emperador de los mares

El pulpo, emperador de los mares

El pulpo se ha significado por ser uno de los habitantes más reconocibles del mar isleño, quizá por esa curiosidad que lo lleva a acercarse hasta la misma orilla y lo hace cómplice del marisqueo, si bien, en ocasiones cae víctima de su propia timidez y se enroca en el fondo de las cuevas, aunque, a veces, es visible mientras se impulsa sobre los arenosos fondos.

Lo cierto es que este sabroso cefalópodo acompaña desde siempre la gastronomía canaria con su singular sabor. Entre los platos destaca, sobremanera y por su sencillez, un buen rejo guisado con pimienta picona y unas papas arrugadas, acompañado de su puntito de aceite y vinagre más el inexcusable vino blanco, para su maridaje. 

Otra de las fórmulas arraigadas en Canarias (más extendida en las Islas Orientales) es el pulpo frito, que se cocina en abundante aceite y se consume bien churruscado, así como el pulpo a la plancha, un manjar al mezclarse su textura y aromas con un delicado aceite de pimentón, un pequeño toque de mojo verde y, como guarnición, unas láminas de batata frita.

Otra alternativa es la de una ropavieja de pulpo, un plato donde el cefalópodo comparte protagonismo con las garbanzas y la fritura, circunstancia que no se da en cambio cuando hablamos del carpaccio de pulpo.

Pulpo a la canaria./ Manuel Expósito

Pulpo a la canaria./ Manuel Expósito

Un pulpo cocido contiene aproximadamente 139 calorías por cada ración de 85 gramos. Es una rica fuente de vitamina B3, B12, potasio y selenio. El cuerpo humano necesita proteínas para mantenerse sano. Ayudan al buen mantenimiento de la piel, de los músculos, del cabello y de las uñas. De los productos que provienen del mar, se obtienen una gran cantidad de proteínas. Entre estos productos se encuentra el pulpo.

El pulpo como alimento es un remedio para combatir enfermedades como el asma, la arteriosclerosis, la bronquitis, la arritmia cardiaca, la dismenorrea, el eczema, la degeneración macular, la insuficiencia pancreática, el raquitismo y muchas otras enfermedades. El pulpo es una excelente fuente de taurina (un aminoácido sulfuroso) que ayuda a reducir el colesterol de los vasos sanguíneos, por lo tanto, previene la formación de coágulos de sangre en el cuerpo. El pulpo también ayuda a combatir la deficiencia de vitamina y reduce aún más las posibilidades de desarrollar ceguera nocturna. Es una fuente rica en zinc que ayuda al organismo a luchar contra los metales nocivos y los minerales que se encuentra en la comida ingerida.

Nutrientes del pulpo

El pulpo es un alimento rico en yodo ya que 100 gramos de este alimento contienen 64 miligramos de yodo.

Entre las propiedades nutricionales del pulpo cabe destacar que tiene los siguientes nutrientes: 1,20 mg. de hierro, 17,90 g. de proteínas, 144 mg. de calcio, 0 g. de fibra, 230 mg. de potasio, 1,70 mg. de zinc, 1,40 g. de carbohidratos, 28 mg. de magnesio, 363 mg. de sodio, 70 ug. de vitamina A, 0,07 mg. de vitamina B1, 0,04 mg. de vitamina B2, 6,80 mg. de vitamina B3, 0,50 ug. de vitamina B5, 0,36 mg. de vitamina B6, 0 ug. de vitamina B7, 13 ug. de vitamina B9, 3 ug. de vitamina B12, 0 mg. de vitamina C, trazas de vitamina D, 2,10 mg. de vitamina E, 0,07 ug. de vitamina K, 170 mg. de fósforo, 89,80 kcal. de calorías, 48 mg. de colesterol, 1,40 g. de grasa, 1,40 g. de azúcar y 0 mg. de purinas.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cuatro =

Suscríbete