Menú

El ñame, un ejemplo del vínculo con la historia

El ñame, un ejemplo del vínculo con la historia

Entre los vínculos canarios con Cuba y el Caribe también resaltan los gastronómicos, que son muchos. Entre ellos, del ñame.

En Canarias tenemos muchas recetas en las utilizamos este tubérculo y en el Caribe, más de lo mismo. Un ejemplo es el ajiaco cubano. No esperen a probarlo si no lo ha hecho ya. En EEUU y Canadá también lo utilizan mucho en su gastronomía.

En Asia y África su cultivo data de hace 8.000 años, en tanto en América tropical es cultivado por los pueblos indígenas desde la época precolombina -me imagino a mi amiga Nelly, de Cocina Chontal, con sus cazuelas y su leña cocinando ñame a destajo-.

El ñame contiene una serie de sustancias que nos ayudarán a eliminar toxinas del cuerpo. Nos ayudará a eliminar el exceso de líquido acumulado, además de tener una serie de propiedades antiinflamatorias que nos ayudarán a mejorar el estado de cicatrices y otras afecciones provocadas por golpes, heridas y demás accidentes.

En Canarias se conoce como ñame a la planta de nombre científico “colocasia esculenta”, cuyo fruto es un tubérculo similar a la papa. La isla que cuenta con mayor extensión dedicada al cultivo del ñame es La Palma, especialmente en San Andrés y Sauces y en Barlovento, si ya se, vuelvo a barrer para casa, pero de esto no tengo culpa.

Las variedades chinas, polinesias y malayas pertenecen al género “dioscórea”. Como ven, este producto está presente en muchas culturas y es que los géneros exóticos son cada vez algo más habitual en nuestras mesas. Con la globalización apenas quedan secretos culinarios por descubrir, o sí.

Ajiaco cubano

Para hacer este “guiso” (es tipo un potaje de los nuestros) intentaremos ser fieles a la receta cubana, pero con productos que podamos comprar en nuestro mercado. ¿Las cantidades? En este caso, a su gusto, más de esto, menos de lo otro, pongo aquello y saco lo de más allá.

Arrancamos con una buena olla con agua y dentro ponemos trozos de carne de cerdo y pollo, al hervor empezará a salir la espuma característica de este tipo de pucheros pero la retiramos toda y empezamos a añadir, calabaza, yuca, maíz, malanga, ñame, batata, papas, pimientos, cebolla, ajos, plátanos verdes…

Para terminar, en manteca hacemos un sofrito de cebolla, ajos, ají, tomate y un poco de yuca rallada, podemos poner un poco de pimentón y esto se lo añadimos al “guiso”. Sal y pimienta. Listo el tema y a comer un pedazo plato de esos que saca el sentido.

Sobre el autor

Alex Marante

cocinero y bloguero

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 3 =

Suscríbete