Menú

Cerveza, salud y nutrición

Cerveza, salud y nutrición

La comunidad científica internacional reconoce que el consumo moderado de cerveza, siempre que sea realizado por adultos sanos, podría tener efectos positivos sobre la salud. Por el contrario, con el abuso, el consumo inmoderado o irresponsable se dejan de tener estos beneficios e incluso puede perjudicar a nuestros órganos.

Además, hay que recordar que, aunque la cerveza es una bebida fermentada de baja graduación, hay situaciones en las que una persona no debe o no puede beber alcohol, como es el caso del periodo de gestación, durante la lactancia, si se están tomando fármacos o si se va a conducir, para ello, si una persona desea consumir cerveza, debe optar por la variedad sin alcohol.

Tipos de cerveza y su clasificación:

1. En función de su extracto seco primitivo

El Extracto Seco Primitivo (E.S.P.) es el conjunto de ingredientes orgánicos que componen el mosto antes de la fermentación, con excepción del agua. Su cantidad se expresa en gramos de ESP por cada 100 gramos de mosto.

A este sistema de clasificación se sujetan las cervezas en España distinguiendo entre:

Cervezas Sin Alcohol: ESP variable, entre 2 y 4

Cervezas Tradicionales: ESP no inferior a 11

Cervezas Especiales: ESP no inferior a 13

Cervezas Especiales Extra: ESP no inferior a 15

2. En función del tipo de fermentación

Por el tipo de fermentación podemos distinguir entre cervezas de baja y alta fermentación, y cervezas de fermentación espontánea.

Cervezas de baja fermentación (fermentación en el fondo) o LAGER:

Son cervezas ligeras que fermentan a temperaturas bajas (0º a 4º). Su nombre significa “almacén” en alemán, lugar donde antiguamente se guardaban para que se conservaran frescas. Suelen ser espumosas y suaves.

Admiten clasificaciones en función de su lugar de origen, siendo los tipos más significativos: Pils/Pilsen, Munich, Viena, Dortmunder Export…

Asimismo, su clasificación puede resultar de las peculiaridades de su elaboración: ahumadas, Bock, Steam, Rauchbier,de centeno, negras, de temporada…

Cervezas de alta fermentación (fermentación en la superficie):

Son aquellas cervezas que fermentan a temperaturas superiores a las anteriores (hasta 24º). Podemos distinguir entre varias subcategorías: Ale, Stout y Porter

Ale:

A su vez, en consideración a su lugar de origen, las cervezas Ale pueden ser: Altbier (Düsseldorf), Kölsch (de Colonia; es una Ale dorada), Trapenses (elaboradas en los monasterios trapenses de Chimay, Orval, Rochefort, Westmalle, Westvleteren, Saint Sixtus y Schaapskooi, por monjes), Abadía, Ale Americana…

Pero también atienden a una subcategorización basada en las peculiaridades de su elaboración. Según ésta, las cervezas Ale se dividen en: Mild Ale (no amarga), Bitter Ale (amarga), Pale Ale, Indian Pale Ale, Brown Ale y Old Ale (envejecida o tradicional), Stout, de trigo (conocidas como cervezas “blancas”), Bière de Garde, …

Stout:

Cerveza negra, cremosa, amarga y ácida. En función de su elaboración las podemos dividir en secas y dulces (de leche, avena…).

Porter:

Cerveza ligera, tostada, negra.

Cervezas de fermentación espontánea (fermentación mediante cepas salvajes de levadura):

Distinguimos entre cervezas Lambic, Gueuze y Faro.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 17 =

Suscríbete